¿Y tú me lo preguntas..?

Pasarán y pasarán los años, y no podremos dejar de sorprendernos de la contundencia, de la elocuencia, de la gracia, de la eficacia y la eficiencia conclusivas del mítico poemita de Gustavo Adolfo Bécquer… Porque los años pasarán y los humanos seguiremos persiguiendo el pajarillo, embotellando el mar, metaforizando lo inefable, buscando la rosa azul, etc, etc. Ese sentimiento y esa necesidad nos hace precisamente humanos, y su búsqueda es precisamente lo que nos mantiene vivos. Seguirá siendo inefable, inasible, indescriptible, inabarcable y, sin embargo, mientras nuestras pupilas se clavan y se desclavan unas de otras, la respuesta a la pregunta no cambia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.